Cultura castreña


La cultura castreña, frecuentemente denominada como cultura celta o galaica, surgió allá en la Segunda Edad de Hierro a partir de la ocupación del Noroeste de la península Ibérica por unos pueblos indoeuropeos que adoptaron unas costumbres únicas. Dos de sus aspectos sobresalientes son:

  • La tipología empleada para las viviendas (unas construcciones de planta circular o curvilínea cuyo origen probablemente se remonta a la Edad de Bronce).
  • El tipo de poblado o castro (con su particular sistema defensivo que rodeaba las viviendas con fosos y murallas).

Castros para visitar en Galicia, Asturias y norte de Portugal

Si bien los castros no son exclusivos del Noroeste peninsular, los poblados fortificados de los que hablamos tienen seña de identidad propia y se diferencian del resto de castros del Sur y del Este por la disposición del sistema defensivo y su estructura. Por otra parte, un aspecto que distingue a la cultura castreña de otras contemporáneas (como la celta) es la inexistencia de restos de cultos funerarios en las inmediaciones del propio poblado.

Top

Información Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar